Gobaederra o cueva del Portillo de Hierbas Largas

Gobaederra o cueva del Portillo de Hierbas Largas, está situada en la Sierra de Badaya, en un paraje kárstico de abundante matorral y quejigos; Cerca de la localidad alavesa de Subijana de Morillas y a pocos metros de la pista que sube al parque eólico instalado en el cordal de la sierra. Fue descubierta en 1961 por J. Arbosa y J. Cortázar y, excavada por J. Apellaniz y Altuna, entre otros en 1964-1965, ya que en su interior se encontraron restos arqueologicos.  Se excavaron 81 enterramientos humanos de época Eneolítica y encontrado restos de animales, principalmente domésticos (cabras, bueyes…); así como modestos ajuares funerarios de hueso, silex y piezas metálicas de hierro y cobre (puntas de flechas y puñales).
Sus dos bocas, se abren en el lugar llamado Portillo de Hierbas Largas (de ahí su segunda denominación) y por la gran belleza de sus galerías sus descubridores la bautizaron Gobaederra.

A unos 75 metros de la pista que va al parque eólico- y cerca de la primera élice - se abre su primer acceso: una pequeña sima de unos tres metros que se puede bajar en oposición (una cuerda asegura un descenso más controlado). Recorre hasta su otro acceso unos trescientos metros, a través de galerías lineales profusamente decoradas y con muchos recovecos y, pequeñas salas que la hacen en su recorrido un tanto laberíntico. La cercanía de su techumbre con la superficie, en alguna de sus salas, hace asomar entre las formaciones las raíces de la vegetación de superficie, dando un toque de belleza única al lugar. A lo largo de su recorrido, se pasan varias gateras y pasos estrechos, alguno de ellos un poco expuesto. Y, su único ramal, una galería lateral, termina en una bella sala de lenares que, lamentablemente, al igual que toda la cavidad, está muy pintado y marcado por los visitantes poco sensibles y de escaso intelecto que la han visitado en ocasiones. El segundo acceso o salida, asoma en un escarpe rocoso que proporciona unas vistas hermosas sobre el desfiladero de Tetxa. Para salir de él, se puede trepar por la derecha, para ello caminaremos por un pequeño pasillo creado por una raíz hasta llegar a pocos metros a un quejigo que nos facilita la trepada hasta el borde del risco (una chapa permite instalar una cuerdita para facilitar la trepada). La otra opción es retornar por donde vinimos y disfrutar nuevamente de esta bella y divertida cavidad.
Sala decorada. Los de SAKON nos acompañaron en la visita y posaron.

Topografía.

Entrada en sima.


Desde dentro.

Primer paso angosto.

Se armó el belén.


Otro paso estrecho.

Final de la galería de la derecha (se observan las lamentables pintadas que hay en toda la cavidad)


Segundo acceso sobre el desfiladero de Tetxa.

Abrigo situado a la derecha del segundo acceso.

Comentarios

SaKoN Espeleología ha dicho que…
Eskerrik asko Imanol y Sabino! De verdad, de verdad que aprendimos mucho con vosotros. Estamos muy agradecidos por ese inolvidable día! Máquinas!

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte

La cueva Obenkún. Cueva sepulcral de Obenkún. Obenkún Koba