Lezegalde

En la Sierra de Aralar, macizo cárstico compartido por Navarra y Gipuzkoa que alterna grandes extensiones de hayedo, valles ciegos, lapiaces, prados siempre verdes, cuevas, simas, y ríos que nacen y desaparecen dos veces, como el Larraun, nos encontramos con este accidente geográfico tan interesante, sima, cueva, sumidero a ratos... Lezegalde, o también llamada por algunos cueva de Iribas, cueva de dificultad media que tradicionalmente ha sido la elegida por la escuela de espeleo en Navarra para sus prácticas.
Accediendo por el valle de Larraun, a través de la puerta natural que desde el norte tiene la Sierra, donde se esparcen las poblaciones de Lekunberri, Astiz o Iribas. Llegando a esta última, a escasos 600 metros se encuentra la torca de unos 25 metros de diámetro y 13 de profundidad, perfectamente cercada y señalizada por un murete de piedra, con forma de embudo, donde en su fondo se abre la cueva de Lezegalde. Sumidero de emergencia para cuándo el de Ertzilla satura por fuertes lluvias. Y es que el río Larraun nace dos veces, surge del nacedero de Aitzarrateta desapareciendo por el sumidero de Ertzilla, denominándose río Ertzilla durante ese tramo, y reaparece aproximadamente dos kilómetros más abajo en el nacedero Basakaitz como río Larraun. Cuándo el torrente del Ertzilla es tan grande que el sumidero no lo traga, el sobrante, busca salida por el valle seco, y la torrentera rápida encuentra Lezegalde para sumirse en ella, como se vé perfectamente en el vídeo creado por el grupo Satorrak
Dolina de Acceso.



Tonos variados en las coladas.

Explicación gráfica del río Larraun.

Topografía.
. La sima de acceso a Lezegalde tiene unos 13 metros de caída y conviene, para evitar sustos, instalar una cuerda que nos asegure, si bien es posible bajar por tus propios medios. Su fondo se encuentra lleno de grandes cantos rodados, producidos por las grandes avenidas de agua. La boca de la entrada de acceso es grande, llena también de cantos rodados, y nos lleva a una gran sala donde es posible ver troncos y ramas encajados a gran altura (llevados allí también el agua). En sus 255 metros de desarrollo (35 de desnivel) son habituales las ramas y troncos, además de formaciones varias (estalactitas, estalagmitas, gours, coladas, medusas...) pero no en gran abundancia. Lo que más llama la atención y hace de esta cueva algo digno de visitar es su colorido, desde el marfil, vainilla, caramelo,... hasta el negro brea, la paleta de colores que cubre las paredes y formaciones es espectacular. De la sala inicial, por la izquierda, se desciende una colada de unos 4 metros (conviene instalar una cuerda) para continuar por una galería cómoda, que tras otro pequeño descenso en colada (también instalamos cuerda) se llega al des trepe de unos dos metros más una fuerte rampa que nos sitúa en una sala de grandes dimensiones, con unos 35 metros de altura y bloques en su suelo, donde se sitúa el lago de unas medidas aproximadas de 16 metros por 25 y 6-16... de profundidad muy variable dado el carácter del mismo. La exploración del lago ha revelado la existencia de una galería desagüe que se estrecha al cabo de unas decenas de metros haciendo imposible la continuidad de la exploración. La fotografía y el colage son de Sabino: MÁS IMÁGENES PINCHANDO AQUÍ.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte

La cueva Obenkún. Cueva sepulcral de Obenkún. Obenkún Koba