18.10.16

Tumulo Etrusco de Mucellena

La Toscana debe su nombre a los etruscos que se asentaron en Italia central (centro de Italia, entre los ríos Tíber y Arno)  alrededor del siglo VIII antes de Cristo. Se sabe poco de ellos, salvo a través de algunos testimonios romanos (lo reyes romanos tarquinos eran de echo etruscos) y la mayoría de objetos que han sobrevivido  son funerarios. Pobladores de la antigua Etruria (que los griegos llamaban tirrenos), probablemente descendían de los pelasgos. Llegaron de Asia menor trayendo el ciprés a la Toscana. Tenían costumbres avanzadas, con relativa igualdad de sexos y excelente ingeniería (enseñando, por ejemplo, a romanos el sistema de regadío). Comerciaban con griegos del sur de Italia adoptando su alfabeto e influenciándose de su cerámica. Sus 12 grandes ciudades formaban una cambiante confederación llamada Dodecápolis. En el siglo III a.C. los romanos iniciaron la conquista de Etruria, reemplazando las ciudades de montaña etruscas por calzadas y campamentos romanos.
De lo poco que ha pervivido de esta cultura son sus tumbas, mejor conservadas al haber sido construidas en piedra. Generalmente se ubicaban en las afueras de las murallas de sus ciudades. Existe una clasificación de la arquitectura funeraria etrusca distinguiendo tres tipos de necrópolis o catacumbas: hipogeos, edículos y túmulos cubiertos por una falsa cúpula o bóveda, que son los más conocidos. Los túmulos deben su nombre al hecho de que, una vez ejecutada la sepultura, se cubría con una pila de tierra, con el fin de crear una especie de colina artificial. Cada una de estas tumbas se articula, como los hipogeos, en diversas cámaras sepulcrales de dimensiones proporcionales a la riqueza y notoriedad del difunto o su familia. Generalmente eran de planta circular. Para la religión etrusca, el hombre, ser débil e insignificante en vida, en el más allá necesita un ambiente familiar en el que transcurra la vida después de la muerte, junto con sus objetos personales. Esto explica el cuidado con el que se construían las necrópolis, el hecho de que la pintura de este pueblo sea casi exclusivamente funeraria y que en las tumbas se hayan encontrado ricos ajuares, algunos de ellos provenientes de las colonias griegas del sur de Italia. Las paredes de las necrópolis se pintaban con vivos colores que contrastaban con la oscuridad, símbolo de la muerte espiritual.

El túmulo de Mucellena se encuentra en las laderas del monte Maggio, cercano a la ciudad etrusca de Mucellena. Único en el tipo de estructura que contiene se encuentra escondido en un bosque y nunca ha sido objeto de una amplia investigación arqueológica.









5.9.16

Saiturri I

En el polje de Alabita, en la base de la pared que le rodea, se abre esta pequeña cavidad usada como aterpe para ganado. Tiene 50 metros de desarrollo. Muy cerca se sitúa Saiturri II.
Polje de Alabita.

Añadir leyenda

Entrada.

Interior.


Desde dentro.
Topografía realizada por el grupo AMET de Oñate.

30.8.16

Sastarri II

Cercana a la presa de Lareo y a la cavidad del mismo nombre, en Aralar, en la loma del Sastarri, la cavidad Sastarri II es de pequeño tamaño pero bonita en sección y con alguna formación. Tiene dos accesos, uno a través de un destrepe de varios metros que parece se creó por colapso del techo de la cavidad. Este nos sitúa en la galería única que se extiende lisa y amplia. Una pequeña ventanita deja pasar un rayo de luz en su interior y al fondo se ve la segunda entrada, pequeña. En ella se encontraron diversos restos prehistóricos: una vasija de la edad de bronce y restos humanos.
Entrada vertical .

Interior.



Sastarri IV

En la ladera del monte Sastarri que asoma a la presa de Lareo, sobre la pista que le rodea, se encuentra esta cavidad que es una gran grieta que se adentra 40 metros con un tramo primero descendente un posterior resalte y gatera que se vuelve impracticable. Cercana a la Sastarri II en ella se encontraron restos humanos, faunísticos e industria ósea.


22.8.16

VASA Museum



El VASA es un impresionante museo dedicado a una de las mayores chapuzas suecas (la otra fue el vuelo inaugural de un avión de SAAB  que cayó a una de las Islas de Estocolmo, afortunadamente sin victimas). El VASA es un navío de guerra sueco de guerra sueco construido por órdenes del rey Gustavo II Adolfo, de la casa de Vasa de Suecia, entre 1626 y 1628. El VASA naufragó en su viaje inaugural tras recorrer unas centenas de metros por el puerto de Estocolmo y delante de toda la población de la localidad y del propio monarca.  Fue rescatado el 24 de abril de 1961 y restaurado para su exposición en el museo del mismo nombre, el más visitado del país. Ahí podemos ver este “galeón pirata” impresionante, con dos filas de cañones y original en más de un 90 por cien. Es como trasladarse al siglo XVII en una máquina del tiempo.

16.8.16

Estocolmo

Iguaran

Iguaran, también llamada Aguaran, se encuentra cercana a las Campas de Legaire, en el lugar que lleva su mismo nombre, en la Sierra de Entzia. Es la cavidad lineal más larga de Entzia con sus 2150 metros, y una de las mayores de Álava. Se abre en una dolina oculta entre rocas dividiéndose desde la misma en dos ramales, llamados popularmente cueva arriba y cueva abajo.
Cueva arriba, se extiende por la izquierda de la dolina a través de un paso bajo que nos obliga a agacharnos y que inmediatamente se abre en una amplia sala a donde cae la luz exterior a través de una sima de forma alargada. La sala se extiende en galería y desciende al curso de una regata con abundante barro, y que colmata metros más adelante. Se observan en este ramal escasos espeleotemas.
Cueva abajo se abre tras una gatera, frente a la dolina, que accede a una sala que se extiende descendiendo también al río. Este discurre por la parte más extensa de la cavidad, pero inunda la galería haciéndola impracticable salvo si uno desea mojarse o va preparado con neopreno a ello. Además, siguiendo el curso del río, es necesario llevar equipación y cuerda. Obviando esta galería del río, por la izquierda, a través de otra gatera de sección cuadrada impecable, se accede a otra galería que se desarrolla durante bastantes metros, con formaciones y dobles techos. Este ramal de cueva arriba tiene más espelotemas que el cueva abajo.

Iguaran es una cavidad para todos los públicos, al menos hasta la zona inundada.

Dolina de entrada.

 Cueva arriba.

Sima de cueva arriba.


Galería final de cueva arriba.

Acceso cueva abajo.




Acceso a galería con formaciones y doble techo.


Zona inundada.

Otra copa del mundo réplica de la de Sagain Zelaia.

Tallinn

11.8.16

El HAM: Museo de Arte de Helsinki



El Museo del Diseño, se quedó un poco "justo", el de la Historia Natural estuvo a la altura, y este del Arte, a pesar de ser una colección no muy grande, mereció la pena.