Marizulo


Muy cerca a Besabi en la falda del monte Adarra y el Pardaki, a escasos trescientos metros, justo detrás del caserío Marizulo o Maitzulo, en el barrio Goiburu de Urnieta, nace una pequeña cuenca y se encuentra la cueva de Marizulo (agujero de Mari). Cueva de escaso desarrollo (25 metros en total con 5 de desnivel acumulado) y varias bocas, conectándose unas con otras. Frente a ella una regata que se oculta rápidamente en un profundo sumidero a sus pies (señalado con flecha roja en las fotos). Fue descubierto su interés arqueológico en 1961 por M. Laborde practicándose una cata por J.M. Merino. Se excavo de 1962 a 1967 encontrándose una inhumación individual y otra colectiva. La sepultura individual hallada en el nivel inferior de la excavación y en la zona interior de la caverna consistía en el esqueleto e un individuo unos 25 años de edad, en posición plegada, asociado, al parecer, a los huesos de un perro y un cordero, rodeado de tres grandes piedras que cerraban la sepultura excepto por el este, orientación a la que miraba el mismo, de la época neolítica (única conocida fuera de un sepulcro en dolmen en todo el cantábrico). Los restantes huesos humanos, que aparecen dispersos y revueltos, del mismo nivel, son de dos adultos, un juvenil y un infantil, también encontrados en la parte interior de la cueva. Se recuperaron también, piezas de sílex, punzones, herramientas de hueso, trozos de cerámica, varias cuentas de piedra y diversos moluscos marinos (como conchas de mejillón que aún aparecen por el suelo). 
En los siguientes vínculos sendos estudios de Aranzadi al respecto: ARANZADI1 ,  ARANZADI2
Caserío Marizulo

Indicado con la flecha el sumidero donde se oculta la regata








Comentarios

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte