Santa Isabel de Ranero

Santa Isabel de Ranero o crónica de una cavidad maltratada.
La cavidad Bizkaina se encuentra en el municipio de Karranza, las crónicas antiguas decían de ella:
 «Es la más visitada y la más artística. Se descubrió casi por casualidad hace unos treinta años, en ocasión en que trabajaban para D. Ramón Bergé varios vecinos de Ranero; uno de ellos le habló de que había un agujero fuera de la mies, por donde se podía entrar a una cueva que él había visto y era muy bonita. Dio entonces orden el señor Bergé de que se ensanchase el hueco de acceso y se la reconociera con luz. Sorprendió grandemente a los visitantes el hallazgo de tan rica joya, esmaltada de preciosos adornos y con dos departamentos, uno más profundo que otro, al que había que descender por medio de maromas. Reconocido el segundo departamento, se apreció que era más precioso y un obrero, trabajando en su extremidad, sospechó que terminaba la cueva muy cerca de la superficie del terreno. Realizaron entonces trabajos para dar salida al exterior, cosa que se consiguió muy fácilmente, colocándose en esa salida una puerta de entrada por donde hoy se efectúan las visitas, quedando relegado al olvido, como ventilador, el primitivo agujero o soplado por donde se descubrió. Inmediatamente que corrió la fama de esa cueva, un vecino de Ramales dueño de una denuncia minera, quiso adueñarse de la cueva, pero el Ayuntamiento de Carranza defendió su propiedad, como excluida de los derechos del minero. Así lo informó la Jefatura de Minas y lo declaró el Gobernador Civil de Vizcaya. Desde ese momento es propiedad reconocida del Ayuntamiento de Carranza. La llave se conserva por un inquilino del señor Bergé, que acompaña a los visitantes que quieran verla y la enseña con una lámpara de acetileno para de acetileno. En el establecimiento de Baños de Molinar hay un álbum de esa cueva, regalado por D. Maximiano Vicario, donde aparecen consignadas las firmas de muchos visitantes y el juicio que les mereció la cueva; entre los más bellos pensamientos figura uno del finado D. Antonio Maura. Este eminente hombre público reconocía que la cueva de Santa Isabel era más bella que las cuevas famosas de las Baleares y que otras muchas visitadas por él.» Actualmente esta cavidad se halla totalmente destrozada. Hemos insertado, entrecomillado, el texto completo de Vicario de la Peña (*). al objeto de contrastar con su estado actual. El abandono y el vandalismo han convertido una belleza secular en un motivo más de vergüenza para quienes la destruyeron y para el propio Ayuntamiento, que descuidó su custodia. Exactamente igual que viene haciendo con la de Pozalagua. Santa Isabel fue descubierta hacia 1900.” Extractado del estudio Breve monografía de las cuevas del valle de Carranza, realizado por el grupo Espeleológico Bizkaino: K O B I E (Bilbao) Grupo Espeleológico Vizcaino. Diputación Foral de Vizcaya Boletin n.º 8 – 1978.
Hoy día, los dos accesos que te adentran a la cavidad se encuentran cerrados. En el año 2013 se tomo la decisión con la excusa de proteger la colonia de murciélagos que contiene y evitar un mayor maltrato en las formaciones de la cavidad. El acceso más elevado, se encuentra perfectamente cerrado con un cierre completo en la base del propio acceso. Sorprende, sin embargo, que el cierre del segundo acceso (metros más abajo del segundo), entrada que presumiblemente –por los restos de murete que tiene en un lateral- fue la que en su día se cerró según la crónica antes insertada, se haya realizado metros adentro de la cavidad, tras un letrero, que indica que es un ecosistema delicado y que no se debe entrar, de la Diputación de Bizkaia. Curiosamente en este acceso se ha realizado a unos 40/50 metros de la entrada el cierre, en un lugar de gran altura y que requiere una estructura de cierre muchísimo más grande y complicada que si se hubiera hecho en la misma entrada (de tan solo 1,5 de alto por 2 de ancho aproximadamente). Inexplicable salvo que el sobre coste de ello engrosara algún ávido bolsillo, y aún más inexplicable cuándo el delicado ecosistema recibe chorros de pintura sobrante del cierre en su interior.
Santa Isabel de Ranero continua siendo maltratada.

Respecto al cierre de cavidades por colonias de murciélagos, hay muchas, demasiadas preguntas que me hago al respecto y, respuestas que no encuentro a pesar de buscar intensamente … pero eso será otro post. 
Acceso cerrado.

Siglas de la cavidad (entrada A)

Acceso B (ahí el cierre era sencillo)

Siglas de la entrada 2

Desde dentro.



Rotura de formaciones: la triste realidad de la cavidad.


Incomprensible cierre a metros de la entrada.

Esto ya es: aberrante!


Aun conserva parte de su original belleza.

Ganas de reir o llorar después de lo visto.

Marcadas en rojo las ubicaciones de los cierres.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte

La cueva Obenkún. Cueva sepulcral de Obenkún. Obenkún Koba