La vuelta a Akaitz Txiki 2

Huellas de roedor (imagen de Sergio Laburu)

Lago descado (imagen de Sergio Laburu)

Entrada. Esta vez sin nieve.

Sala del primer lago (como se puede observar, seco).


Galería que te lleva a la sala final.


Formaciones en la sala final



El acceso a la zona sin topografiar es angosto.

Aitz txiki 2 es más grande de lo que parece, incluso tiene zonas sin topografiar aún. En una primera visita, el lago, crecido, nos impidió continuar; Esta vez, sin agua, pudimos descubrir las bellas formaciones y su total extensión. La joya de las cuevas de Aralar, como indica Sabino, es sencilla de transitar si el agua no lo impide, a pesar de ello algún descerebrado se ha encargado de ensuciarla con alguna que otra innecesaria flecha de color rojo o negro. Akaitz Txiki 2 es una cueva de montañeros, fácil, donde antaño los pastores se adentraban a por agua. De su entrada al primer lago por una galería de curiosa sección que asemeja las entrañas de un animal mitológico, y tras el desecado lago, una amplia galería, también sin agua pero con muchísimo barro, nos conduce a un conglomerado de salas con formaciones diversas, muy bonitas, que sorprenden al visitante. A media progresión, vimos en el barro huellas de algún roedor (presumiblemente mustélido) de cierto tamaño. La zona pendiente de "topo" requiere nueva visita y más material para instalar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte