Azpitarte IV

La más popular de todas las existentes en este monte del término municipal de Rentería, numeradas desde la regata de Landarbaso, junto con la III cerrada por tener yacimiento arqueológico. La IV ya fue en su día estudiada y excavada y hoy día esta abierta al público y se encuentra acondicionada con letreros explicativos, escaleras en los descensos más comprometidos y barandillas, para que todo el mundo pueda acceder a ella y visitarla. Se debe tener especial cuidado ya que está habitada por gran cantidad de murciélagos y hay que evitar el alterar su sueño. No meter ruido, no tocarlos, ni iluminarlos es importante para su supervivencia.
Azpitarte IV también se ha conocido con el nombre de cuevas de Landarbaso, Aitzbitarte o Aiztpitarte IV, con 280 metros de desarrollo, desciende desde su gran boca, cómoda y suavemente terminando en varias gateras. Pocas formaciones y bellos lenares. Alguna sorpresa que no se puede desvelar para su salvaguarda. Sus 54 metros de desnivel se acumulan principalmente en dos simas y acceso a galerías.
Actualizado a 18/12/2015 Es el momento de desvelar la sorpresa: Una chimenea de su lateral derecho asciende hasta una galería colgada: la galería de las oseras. Su acceso se encontraba cerrado pero con barrote roto, y los más intrépidos podían, a través de una pequeña escalada, acceder a ella y descubrir las oseras. Recientemente, en setiembre, descubrimos unos gravados de gran valor en dicha galería tras conectar la cueva Aizpitarte V con esta galería a través de una desobstrucción. Aparecieron gravados en la superficie de la pared cuatro hermosos bisontes. Esa galería colgada que antes era de la IV, hoy día es la V, que se ha cerrado (al igual que el acceso de la chimenea de la IV) para la preservación de lo hallado.

Boca de acceso desde dentro con gran colada.






Lenares.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Cueva de Lizaratzu o Cueva de la Virgen de Izaskun

La cueva Obenkún. Cueva sepulcral de Obenkún. Obenkún Koba

Oruga de esfinge de la calavera o de la muerte