Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2015

Diablozulo

Imagen
El barranco de Diablozulo se en cuentra en cercano a la localidad Navarra de Morreal, abriendo un costado del monte denominado la higa de Morreal. Casi siempre seco, salvo después de fuertes lluvias o tormentas, es un barranco estéticamente muy bello, con mucha frondosidad en su vegetación. Sin saltos y el rápel más largo de 27 metros (tiene 22 rápeles). Está muy bien instalado.







Barranco de Licebar.

Imagen
Licebar es un bello barranco al que se accede desde el pueblo de Aizpun, Navarra. Normalmente va seco, pero en ocasiones, sobre todo en invierno o inicio de la primavera lleva agua. Su rápel más largo es de 53 metros y cuándo esta seco las pozas se encuentran hediondas. De gran belleza que termina en frente de la cascada final del Artazul.










Azpitarte III

Imagen
Las cuevas de Aitzbitarte o Aizpitarte  están situadas en un pequeño monte calizo con esa denominación, del término municipal de Rentería, en el paraje conocido por Landarbaso, nombre de una regata que circula por su valle. Este monte alberga un conjunto de cinco cuevas de cierta importancia, amén de otras muchas más covachos  y pequeñas simas, que han sido denominadas Aizpitarte I, II, III, IV y V  siguiendo la nomenclatura a partir de la regata hacia arriba. Las cuevas más grandes son la II (que no fue habitada), III y la IV. A la III se le ha llamado en algunos de los escritos antiguos «cueva grande inferior», y a la IV «cueva grande superior». La noticia escrita más antigua de estas cuevas data de 1785. El escrito reza sobre Azpitarte III así: «entrada en forma de arco de diez codos de alto y veintiocho de ancho, la cual luego presenta una estancia de sesenta codos de longitud. Su bóveda es una sola losa o piedra, como cielo raso y aunque tiene esta cueva mayor extensión, no es tr…

Azpitarte IV

Imagen
La más popular de todas las existentes en este monte del término municipal de Rentería, numeradas desde la regata de Landarbaso, junto con la III cerrada por tener yacimiento arqueológico. La IV ya fue en su día estudiada y excavada y hoy día esta abierta al público y se encuentra acondicionada con letreros explicativos, escaleras en los descensos más comprometidos y barandillas, para que todo el mundo pueda acceder a ella y visitarla. Se debe tener especial cuidado ya que está habitada por gran cantidad de murciélagos y hay que evitar el alterar su sueño. No meter ruido, no tocarlos, ni iluminarlos es importante para su supervivencia.
Azpitarte IV también se ha conocido con el nombre de cuevas de Landarbaso, Aitzbitarte o Aiztpitarte IV, con 280 metros de desarrollo, desciende desde su gran boca, cómoda y suavemente terminando en varias gateras. Pocas formaciones y bellos lenares. Alguna sorpresa que no se puede desvelar para su salvaguarda. Sus 54 metros de desnivel se acumulan princ…

Azpitarte II

Imagen
Ó Aitzpitarte, ó Aitzbitarte, ó Landarbaso... el lío semántico está servido... Ahora el Ayuntamiento de Rentería, ó Errenteria, u Orereta, ha metido en el mismo lío a estas cuevas (de traca).
Azpitarte II se encuentra bajo la III. Su entrada, una grieta vertical, no hace indicar que se encuentre desarrollo alguna tras ella. Accediendo con cierta incomodidad, a unos metros esa galería termina y a su izquierda se abre una pequeña sima, de unos tres metros algo, que te desciende a un segundo nivel. De ahí puedes descender por ambos lados: A la izquierda te descuelgas un poco y sales a un derrubio que cae de la III. El acceso a la III desde ahí está, obviamente, cerrado con un gran ladrillo de cemento. Recordemos queAzpitarte IIIestá en proceso de excavación y cerrada por ello.  A la derecha, sales a la galería que se extiende a ambos lados y conecta también con el derrubio (si giras a la derecha de nuevo).
La galería si la sigues por la izquierda, es lineal, aparentando un cañón con techo…

Basotxo

Imagen
Basotxo es un pequeño caramelo para niños. Bonita y bien cuidada, se oculta en la pronunciada pendiente ,que da al pueblo de Egino, de la sierra de Atzania, en un pequeño bosquecillo de robles separado del que abraza toda la ladera hasta el lapiaz de la sierra. Desde Egino es fácil llegar, 35 minutos andando por el bosque y el lápiaz a través de una pista y posterior camino, marcados con puntos rojos y alguna flecha, que nos deja a pie de la misma entrada.
Basotxo tiene una amplia sonrisa por entrada que nos desciende entre rocas a una gran sala, muy amplia y con alguna formación al final, donde a su izquierda se ven dos chimeneas que  conectan con "la sala de arriba" y un hundimiento que nos accede a una diminuta y estrecha galería con alguna formación. Subiendo una gran colada, con peldaños tallados a la derecha, accederemos a la gran sala final, con forma de L (pero al revés) y muy amplia, de techo elevado, donde se "esconden" las formaciones más bellas. La cueva…